22.8.07
Histeria colectiva o estrés postraumático

Camino a San Diego con mi cartera bien apretada bajo el brazo. Siento pasos detrás mío, me apuro y me alejo mientras miro de soslayo quién mueve esos pies, para quedar un poco más tranquila. Alguien pasa corriendo al lado mío, el corazón me vuelve a quedar en la garganta. Ya no ando con audífonos por la calle, y pienso harto rato antes de ponérmelos al subirme a la micro.

Finalmente decido que la música me acompañe en este viaje. El último disco de Aleks Syntek sería el soundtrack del recorrido 201 centro-Huechuraba. Algo golpea mis pies: una botella de ... crema de whisky? individual. Me da asquito tomarla para que no suene (sí, soy re escrupulosa) así que la dejo ahí. En el siguiente paradero se me sienta un gallo al lado. Al segundo mira sus pies tras el primer golpe de la botellita. Tampoco la toma.

La micro frena y me resbalo en los poco anatómicos asientos. Como soy chica, debo afirmar los pies en el asiento de delante para no sufrir el "efecto tobogán"(me gusta sentarme en los asientos altos). Mientras la botella da bote entre mis pies y los de mi vecino, sube más gente a la micro.
Sube un hiperkinético, que apenas se acomoda en la parte "cuncuna" de la micro, toma su celular y comienza a hablar, moviéndose de lado a lado, mirando por la ventana y riendo, miranto al techo y moviendo los pies. Mientras él sigue hablando, una niña se sube corriendo y reserva dos asientos vacíos, mirando hacia atrás, donde viene su madre con -supongo- su abuela.
Llegan las dos mujeres y se sientan en ese asiento, desde donde me miran de frente. La niña se acomoda sobre el fierro frente a ellas, pero al rato se para y comienza a pasar de un lado al otro del pasillo, jugando a alcanzar las manillas que cuelgan de los tubos y sosteniéndose en el aire tomando una de cada lado.

Mientras la señora del asiento al otro lado del pasillo mira a la niñita con la misma preocupación que yo siento, el hiperkinético sigue hablando por celular. Yo sigo pendiente de las puertas que quedan abiertas más de la cuenta y de las sombras que se ven cerca de mi ventana (una vez, mientras iba durmiendo en la micro, me despertó un piedrazo dirigido desde la oscuridad hacia mi cara ... menos mal que el vidrio sólo se trizó). Me empieza a bajar el sueño ... pero no quiero dejarme vencer. Y el hiperkinético con el celular, la niñita inquieta, el asiento incómodo y la botellita en el suelo van haciendo una molesta sinfonía de micro (sí, ¿soy idiota y qué?).

Finalmente me pesca el disco de Aleks Syntek. Sus dúos siempre me han gustado (rescato la canción nº 8 del disco, "¿Quién soy?"). Trato de ignorar el resto. El hiperkinético se sienta, pero sigue hablando por celular hasta que se baja. Se baja también la abuelita de la niña, pero en vez de sentarse la niñita en el asiento vacío, lo aprovecha de plataforma para colgarse mejor, mientras su mamá ... mira por la ventana! Mejor miro por la ventana también. Mi vecino de asiento se cambia de ubicación y de pronto la botellita desaparece. Luego la comienzo a escuchar dar bote de lado a lado de la micro.
Se acerca el final de mi viaje. Llega la botellita a mis pies nuevamente. Cuando me bajo, le doy el chute final. Y Aleks Syntek me canta al oído: "Una nube sobre mí / va flotando y vuelve gris / mi vida mi destino".

Etiquetas: , ,

Otra volada de * A m y L u n a * a las 11:49 p. m.



¿Qué dice el público?


  • A las 2:11 a. m., Anonymous Uri escribió...

    Que locura de día y de post.

     
  • A las 11:31 a. m., Blogger eat-desserts escribió...

    me ganaron, buuu

    bueno, a veces la gente es como tan despelotada y relajada...la cabra chica podria haber salido volando.

    ya se te pasará la paranoia...

    saludos

     
  • A las 1:28 p. m., Blogger Sole escribió...

    Bueno es normal que despues de lloque te paso andes con l paranoia de compañera...

    Historias de micro... las extraño , desde el transantiago solo tomo metro... las particulares melodias de una micro son siempre graciosas

    cariños linda

    Sol

     
  • A las 10:04 p. m., Blogger Gandalf_rojo escribió...

    me dio pena tu viaje , era como gris, todas las imagenes eran grises

     
  • A las 3:51 p. m., Blogger Venus escribió...

    Que entrete es sacarle el rollo a la gente jaja iempre hay personajes por ahi, es como cuando haces fila en el banco o te sientas a esperar en servicio al cliente jaja...

     
  • A las 1:53 p. m., Blogger Srta. Lee escribió...

    Siempre hay cosas que te distraen en la micro, entre guaguas que lloran, colegialas de risa hueca, señoras con grandes bolsos obstruyendo el pasillo, qué sé yo.

    Yo siempre me apodero de los asientos junto a la ventana, para entretenerme mirando pa fuera mientras escucho música. Ahora intento leer mientras voy en ella, pero me mareo y no pretendo vomitar en una micro!

    Suerte con tu manito y ánimo, ya irá pasando el susto.

    Nos vemos, abrazos!

     
  • A las 7:54 p. m., Blogger Pablo escribió...

    Nunca está de más estar alerta, pero cuando se torna obsesivo empieza a incomodar...oooh sí.

    En cuanto a la niñita, al igual que con quienes se acercan mucho a la baranda de un balcón, prefiero ni mirarles (sí, sufro de 1 2 3...14!)

    Como dice la Vale, ya pasará el trauma del robo y volverá todo a ser como antes, salvo las mayores medidas de seguridad que tomarás =)

    Un beso

     
  • A las 1:05 p. m., Blogger ::vitabril:: escribió...

    Por la $%$&$ que son incómodos los asientos de las nuevas micros. Reconozco que en el único que me siento cómoda es en el que va mirando hacia atrás, antes de que empiece la cuncuna.. y al lado de la ventana.

    Y sí, el escuchar música nos distrae de nuestro alrededor por lo que es más fácil ser víctima. Cuídese no más niña! La queremos sana y salva :)

     
  • A las 8:09 p. m., Blogger Mikael escribió...

    Hola. Si, es un estres post-traumático. Aunque cuesta estar tranquilo al salir, se va quitando conforme vas saliendo más y ver que lo que pasó fue que se cumplió la probabilidad. Que vuelva a pasar tal vez sea más difícil (depende dónde andes, también). Creeme que es más tranquilo y seguro allá.

    Buena suerte, eh.

     
  • A las 9:29 a. m., Anonymous Delante de la tele escribió...

    Gracias por tu post en mi blog. El comercial sobre la senora Clinton lo vi y me dejo sin mayor opinion. En todo caso, no me gusta cuando se aprovechan de una obra como la de Apple/Scott para sacarle partido politico.
    Lo de tu viaje, a mi me pasaba lo mismo. Por eso termine odiando mi walkman y ahora lo escucho en casita.
    No seguimos leyendo!

     
  • A las 1:00 a. m., Blogger Elías... escribió...

    cronica urbana del pan de cada dia de muchos santiaguinos.....a veces prefiero caminar, y con alguien tb cantandome al oido....en todo caso cada viaje es cada caso y cada pastel q te encuentras....lo mas freak que he visto : un chofer que detuvo la máquina porque se "taimó" porque subia mucha gente y habia una persona que queria subir a toda costa e ipedia el cierre de puertas y consecuentemente el avance del bus....plop!

    Saludos!

     
  • A las 5:07 a. m., Blogger Anhell escribió...

    Esto de leer blogs y comentar todo...

    Ah! hola me pillaste pensando xD, dejame decirte que encontre muy entretenido tu relato del viaje, bastante bueno para decir verdad.

    Un gusto...


    Anhell